YF-51 StratoMaster / United Nations Fighter

Propiedad

Copyright: Sin datos / Imágenes cortesía de InterPol  © 12/09/2120

Historia

El prototipo YF-51 parece ser un desarrollo militar avanzado, encargado por el todavía gobierno estadounidense a la compañía General Dynamics en los años ’80 del siglo pasado.

 

De la escasa información disponible, se sabe con certeza que superaría con creces las prestaciones de cualquier aeronave de combate de la entonces República Popular China, que ostentaba la supremacía aérea en las entonces zonas de conflicto de Próximo Oriente y Norte de África.

 

Su primer vuelo «oficial» data del 4 de julio de 2092, realizando un looping a la sorprendente velocidad de 3,9 Mach en torno al Golden Gate, en la bahía de San Francisco. Las imágenes divulgadas del evento generaron todo tipo de desconfianzas. Los Media de la época lo trataron de fake news, como un intento desesperado de la decadente república norteamericana por volver al protagonismo bélico de pasadas décadas. Tanto la NASA como la propia empresa desarrolladora se vieron obligadas por su Gobierno Federal a publicar los datos de cinemática y telemetría del aparato, para demostrar que el avión era real, que no había ningún tipo de trucaje digital y que podía volar así. No consiguieron convencer a la mayoría de audiencia planetaria y no se volvió a saber nada del programa StratoMaster.

 

Nueve años después, tras la reconfiguración sociosistémica de los antiguos estados-nación de 2101 y la reescritura de la Declaración Universal de Derechos Humanos 2.0, la inversión en armamento dejaba de tener sentido. Las grandes corporaciones dedicadas al negocio militar disponían de un plazo de diez años para reconvertir sus estructuras. Mantendrían las líneas de negocio aeroespaciales con fines civiles, pero debían abandonar las de armamento.

 

Con la firma del Tratado de Brasilia de 2110 que decretaba la Paz Mundial en todo el planeta, la empresa General Dynamics, con una muy comprometida situación financiera, ofreció su programa StratoMaster al nuevo Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ya presidido por el Doctor Isozaki.

 

Tras duras negociaciones con el Consejo de Sabios, se aprobó la compra y dotación de esas aeronaves de altísima tecnología a la nueva InterPol, como instrumento de supremacía aérea de la policía planetaria contra las mafias organizadas y los posibles grupos terroristas residuales. De los diez prototipos fabricados del programa, se sabe que dos de ellos fueron siniestrados durante el primer año de pruebas.

 

Siempre envuelta en el mayor de los secretos,  la aeronave YF-51, denominada actualmente KoverOne según el criterio algorítmico de la Nueva Era, opera en todo el planeta como vehículo avanzado de los siete DobleZero responsables de la seguridad en cada SocioContinente.

 

Su invisibilidad ante cualquier sistema de grabación metaóndico la ha convertido en el objetivo de los avistamientos «analógicos» de multitud de aficionados a la aeronáutica en las proximidades de los aeropuertos. Existen extensas redes de asociaciones, interconectadas en todo el mundo, que alertan en Red cada vez que se consigue ver a uno de estos aparatos.

 

Naciones Unidas decidió permitir la grabación del ya mítico KoverOne el 12 de septiembre de éste año, con motivo de la celebración del cierre del Bucle de Satélites SkyKover. El público pudo ver en directo a estos «Tiburones del Aire» moviendo sus alas, realizar un despegue vertical, escoltar a la nave presidencial y realizar maniobras acrobáticas coordinadas con aceleraciones inverosímiles sin partir sus delgadas alas en flecha negativa.

Características

Datos no disponibles.

Características técnicas declaradas de Alto Secreto desde el año 2102.

 

Estimaciones a partir de las imágenes cedidas por InterPol:

 

ENVERGADURA MÁXIMA:       33.000 mm

LONGITUD:                              32.818 mm

ALTURA:                                  6.585 mm